viernes, agosto 24, 2012

Un paseo por Picos. 100km y 11.000m desnivel acumulado

Hace tiempo que lo teníamos en mente, un recorrido por los tres macizos, uniendo cumbres, pero no el tradicional de izquierda a derecha (según se mira en el mapa), sino a la inversa y con más recorrido...y lo queríamos hacer en menos de 24 horas.

Desde julio buscando fechas y no coincidíamos en la mejor propuesta, queríamos estar en el punto de forma correcto, ni bajos ni altos de revoluciones, tampoco nuestras agendas... al final quedamos el miércoles a las 6 de la tarde en Arenas de Cabrales, la previsión no es buena, pero es lo que hay, sino hasta finales de septiembre no volveíamos a coincidir. Vamos Damián y yo.

A las 19.30 estamos en Jitu Escarandi, lloviendo y entre niebla empezamos.

Llegamos al Grajal y se abre la niebla, aumentamos el ritmo. Llegamos a la Morra de Lechugales aún de día, 1.45h tras salir de Jitu Escarandi. Unas fotos y otra vez para abajo, otra vez a mojarse, también con niebla y comienza la noche.



Bajamos por Sotres, a las 00.00, ni un minutos más ni uno menos, estamos en la curvona. Llegamos a Urriellu a las 2.30h.
Aquí bebemos todas nuestras reservas de agua y recargamos, comemos algo y nos tiramos en el banco para descansar piernas y espalda, se nos sienta al lado una tía que anda por allí sola, quiere palique, no estamos ni para darle la hora, un par de contestaciones secas y en el tono adecuado hacen que se marche de allí pitando. Al poco sale un tío del refugio, se pone a mear en la puerta, a dos metros de nosotros, que claro, no nos está viendo, a los cinco minutos otro, en otros cinco sale otro, mea y vacía todos sus gases de un intestino que debía de ser kilométrico, su puta madre. Cuando se da cuenta que estamos allí, apaga su frontal y se mete dentro del refugio corriendo, el muy cerdo y cobarde. Le digo a Damián que ya estoy hasta los huevos de Urriellu, está de acuerdo, nos ponemos en marcha. Son las 3.20h. Nos vamos a la Torre de Cerredo.
A las 5.10 llegamos a su base, la noche es muy oscura y con mucho viento, fuerte y racheado, vamos a esperar sentados a ver que pasa, tras una hora de pasar frío, entrando un viento por la Arenera que parece que aterriza un Airbus en el jou, tiritando, nos ponemos en movimiento, son las 6.15.





En la cumbre de la Torre de Cerredo, con las priemras luces del día, el espectáculo es increíble, un momento único, creo que irrepetible, una emoción especial por ver de donde venimos y a donde vamos, por la luz, el viento, nuestra soledad. Vemos el panorama que nos espera, nieblas bajas muy fijas en los valles y con intención de subir a cotas más altas.

Hace unas semanas, compartimos ambos esta arista, con esta luz, es más hermosa, así como más impresionante. Arista Cabrones-Cerredo.

Tras las fotos de rigor y automotivarnos, bajamos lo más rápido que podemos, dirección Cabrones, no queremos hacer la bajada por Dobresengos, queremos más. Queremos poner a prueba nuestra resistencia física y mental, y el marco en donde estamos, es el adecuado para ello.


Bajando por Cabrones, nuestros estómagos e intestinos comienzan a molestarnos, es el puto agua de Urriellu, me doy cuenta de la situación en el momento, ya la sufrimos en otras ocasiones, llegamos a Cabrones, limpiamos todos nuestros recipientes y volvemos a cargas agua, esta sí que es de calidad.

Bajamos de Cabrones, nada más que pasamos el pasaje de las cuerdas, nos entra la niebla, una muy espesa niebla, en un par de ocasiones nos equivocamos de camino, encontramos la entrada de Amuesa y la bajamos también entre niebla, pero aquí ya no hay pérdida, aumentamos el ritmo.

Dos horas, para llegar a Bulnes desde Cabrones y cuarenta minutos para llegar a Poncebos, las piernas empiezan a estar pesadas.

En Poncebos tenemos una furgo aparcada, comemos, cambiamos ropa y material, ahora tenemos que hacer el Cares hasta Caín. En el macizo occidental tenemos un par de colegas haciendo monte, nos van también a recoger en Los Lagos, nos comunican por sms el estado de la niebla, espesa desde 1.500 hasta los 2000 metros. Para allí vamos.


 Por el Cares, en hora punta, haciendo la ruta muchos caminantes, nosotros haciendo la digestión, solo trotamos en bajadas, me entra un apurón intestinal, el agua de Urriellu, las paso más putas que el afilador para encontrar un lugar en donde desaguar, en dos horas, estamos cogiendo agua en la fuente de Caín. Nos esperan 1.500 metros de desnivel para llegar al Boquete.

Ahora es Damián el que tiene el intestino para talleres, pero aquí la vida humana se resume a dos almas, sin problema. En la cota 1.500 nos metemos en una niebla espesa, seguimos un camino marcado con hitos, creemos que estamos en el camino correcto, llegamos a cota 1.950 entre niebla, niebla muy espesa, cuando abre un poco y nos situamos: tronco, que nos hemos equivocado.
 No estamos en el Boquete, estamos en el jou que hay por detrás de las Peñas del Alba y Piedrasluengas y por delante de La Robliza, cuando la niebla nos deja un espacio intentamos situarnos y ver posibles caminos de salida, el tema es jodido. Damián no contola la zona, de las muy pocas que no controla en todo Picos, yo estuve por allí con José Luis Argüelles cuando tenía 15 o 16 años, vamos de culo.
 Una llamada, los colegas que nos están esperando se intraquilizan, bajaron para La Fragua, nos dicen que está entrando un palomo con nubes de evolución encima del macizo. Tenemos cuatro opciones:
- Volver para abajo, buscar el camino adecuado y subir para el Jou Santo. Lo podemos intentar.
- Salir para Ario, opino que totalmente inadecuada, chungo que te cagas, nos perdemos fijo y haríamos una putada a los colegas.
- Llamar al teléfono de la esperanza: Chungo también: "Si llamamos a unos igual me dejan a mí en tierra, y si llamamos a otros igual te dejan a tí". Totamente descartada, imposible de llegar volando y moralmente inaceptable, lo dijimos y lo escribo porque estuvimos riéndonos un rato pensando en la situación.
- Dar la vuelta, bajar Mesones y volver ha realizar el Cares hasta Poncebos en donde tenemos una furgoneta.
 Bajamos y localizamos el camino adecuado. Valoramos la situación. ¿Qué hacemos aquí? La respuesta está clara, midiendo nuestra resistencia. ¿Podríamos subir a Peña Santa? Ahora mismo nó, está lloviendo en cotas altas, nos la jugamos en una bajada sin cuerdas. ¿Los colegas? Estarán hasta la polla de nosotros.

Los llamamos, oye, nos vemos en el restaurante el Cares en Arenas. Nosotros volvemos a bajar Mesones y salimos por El Cares hasta Poncebos.
En Caín, tras volver a bajar 1.500 metros de desnivel, nos sentamos en un prao, nuestro aspecto es de risa, ya no hay fotos. Solo pensamos en los 12 km finales del Cares. Nos tenemos que tomar un Moster, hay que joderse, tomarse un Moster para hacer el Cares. La última cuesta antes de llegar a la furgo y su posterior bajada nos puso en su sitio...aun así, llegamos para la hora de la cena y mantuvimos el tipo...hasta Damián preguntaba, no sabemos si en serio o en broma, en donde había fiestas.

En fín, buscábamos quedar para talleres, y vaya-vaya. 100km y 11.000 metros entre subidas y bajadas, en 26h. Los próximos días, será otra historia.

4 comentarios:

Fernando Calvo dijo...

Cagonross !! casi, pero volvereis como Macarthur!! Dios que nervios leyendolo , en fin con el tiempo como estaba apurasteis a fuego .. puto agua chunga!!
te sigo debiendo unas cerves...

Alberto Boza dijo...

Muy buenas Fer. Efectívamente, apuramos, más de lo lógico y estuvimos a punto de perdernos en varias ocasiones, no se veía en algunos lugares más de un par de metros en sitios conflictivos, pero bueno, son las reglas del juego. Estábamos altamente inspirados y motivados. Lo importante para mí es el planteamiento y el intento, conseguirlo o no, es cuestión de suerte y variables externas no controladas. Al final, más desnivel y km que el planteamiento inicial.

Un fuerte abrazo y buena semana por las alturas. Ya nos vemos.

marco dijo...

Bueno makina,el dia era bueno pa correr,pero muy malu pa orientase,muuucha niebla,asi que si llega tar buenu,tardais la mitaaa jejejejejje,sera pa la siguienteeeeeee!!!!animoooooooooo!!!!

Alberto Boza dijo...

Que pasa Trom!!! El próximo pegue es ida y vuelta, pero contamos contigo ¿verdad?. Nos vemos, tenemos que organizar una kedada ehhh!!!. Un fuerte abrazo.