jueves, mayo 05, 2011

Veinte años...no son nada.

En el año 91 comencé a trabajar impartiendo cursos de escalada en el rocódromo de El Entrego, el segundo rocódromo construido por la empresa asturiana Top30. El primer curso nada más inaugurarlo lo impartió Juan Quiñones, posteriormente me pasó el turno, así durante años hasta que se cerró la instalación. Posteriormente hice lo mismo en Laviana, Grupo Covadonga y Langreo. En Langreo hasta la actualidad. Esta semana es la fecha de aquel primer curso. Veinte años enseñando a gente a escalar. Toda una experiencia.

Muchas personas he conocido, muchísimas. Algunas de ellas, los que menos, se han incorporado al círculo de mi vida, compañeros y compañeras de fatigas, de entrenamiento diario, de compartir fanatismo, de compartir escaladas. Es una sensación muy positiva la incorporación de una persona a una práctica deportiva, y que pasen los años y que estas personas sigan día a día, que sea su forma de vida. Es una sensación indescriptible.

Otras personas, de vez en cuando te las encuentras, a pie de vía, te paras, te comentan, también presta, mucho. Algunos siguen en el tema, otros te reconocen por la calle y saludan.
Hay quien es y soy anónimo, por motivos diversos no te has quedado con su cara, ni ellos con la tuya.
Y el grupo que queda, también minoritario, como la vida misma, mejor no haberlos conocido, por sus formas. Pero como pagaron, hubo que aguantarlos, y aguantarlas.

Esta semana, aproximadamente sesenta personas, alumnado de los IES Santa Barbara e IES Jerónimo González tendrán su primera experiencia entre presas, gatos, cuerdas y arneses. Yo, por falta de tiempo ya imparto muy pocos cursos, esta semana solo los preparo y superviso, ya estoy en un segundo plano, pero de igual forma, me presta como el primer día.

6 comentarios:

Diego dijo...

Pues fue en el año 91 cuando yo empecé a escalar, y fue el rocodromo de El Entrego en primero en el que estuve, y efectivamente aquel día, un sábado lluvioso, tú estabas allí trepando, vamos que lo recuerdo bien, un saludo Boza

Alberto Boza dijo...

Casualidades de la vida. La verdad es que en aquella época, cuando llovía, era de las pocas alternativas que había. Ese rocódromo fue un elemento fundamental en el desarrollo de la escalada en la cuenca del Nalón. Casi todo el grupo que está en el tablón de Sama generó su amistad en ese "rocata", también me acuerdo de otras muchas personas que por distintas razones de la vida se han ido a vivir o trabajar a otros lugares. Era lugar de entrenamiento, encuentro...fue chulo. También acudían personas de otros lugares, por ejemplo Luis Rubio, igual hasta escalabas con el de aquella, o igual estoy metiendo la pata...que en esto de la escalada nunca se sabe.
Un saludo Diego y cuídate, que en poco tiempo el que llevas en tu mochila te pondrá las pilas corriendo y escalando. Ley de vida.

celestino dijo...

Yo empeze tambien contigo en un cursillo en el entrego,de aquella yo tenia 16 años y me acuerdo que no era quien ni subir la placa de la izquierda del rocodromo. Recuerdo uno de lo dias que nos pusiste la cuerda en el desplome y te subiste a ponerla en playeros y yo me quede con la boca abierta viendo como subias por ese desplome con soltura y en playeros!!!!!jaja. Tambien me acuerdo otro dia que nos llevaste a manzaneda al sector central y probe un V+ de primero.
Despues tambien tuve la suerte de poder compartir junto a ti,durante todo un verano, el trabajo de descenso de cañones y varios viajes que hicimos juntos (rodellar,apellaniz,yesa,etc). Ahora hecho la mirada hacia atras y te das cuenta de toda la gente que pasa por tu vida y todo lo que aprendes de cada uno de ellos, y yo gracias a dios de ti aprendi muchas cosas buenas de las escalada y una filosofia que ahora ya no se lleva mucho.
Un saludo boza ;)

Alberto Boza dijo...

Tino. Eres la hostia. Fueron dos veranos los que curramos juntos haciendo descenso de "coñones", vaya desfases. Y esas salidas a escalar unos días...Cualquier persona que haya escalado con Tino, se puede imaginar el tema. Si esto le añades, que tenía 18 años, mas o menos... Las agujetas en el estómago eran de continuo. El Tino es un muy buen escalador, es un superdotado físico, lo conozco desde hace muchos años y entrenamos juntos, no es nada nuevo lo que digo. Pero como persona no soy capaz de encontrar un calificativo. A su lado todo es relativo. Te mueres con el. Un día tengo que escribir unas memorias de aquellas salidas. jejeje.
Un fuerte abrazo Tino.

Fernando dijo...

Casualidades de la vida, esta tarde he estado escalando con Ana(Otra antigua alumna tuya, como yo)en Quirós y hablando nos hemos encontrado a varias personas que han hecho cursos contigo a lo largo de estos años...
Parece que estas sembrando el país de escaladores ;-)

La verdad es que tengo muy buenos recuerdos de mi etapa de aprendizaje en tus cursos, salí con los conocimientos básicos para practicar la escalada de una manera segura y divertida además de conocer a muy buena gente en ellos(aún hoy en día algunos/as seguimos escalando juntos).

Alberto Boza dijo...

Muy buenas Fernando. Si mal no recuerdo sería aproximadamente en el año 2003 o 2004 cuando os conocí. Que bueno. Un fuerte abrazo y a seguir trepando todos a machete. Esos 7a´s tienen que salir a saco. Buen recuerdo que tengo al bajar yo de Urriellu con un cliente y tu subiendo de forma autónoma con un colega. Eso sí que presta.