lunes, mayo 16, 2011

Escalando y corriendo.

Últimos fines de semana, escalando por Cueva Deboyu, Rioseco y Poo.




En este primavera muy lluviosa, algunos itinerarios aún no se pueden realizar, pero el bosque está que se sale. También aprovechando para correr, descubrir nuevos sitios y recorrer otros conocidos. Medias distancias, entre 15 y 20km, siempre con desnivel positivo, en ocasiones lloviendo, disfrutando del silencio, en ocasiones te sientes privilegiado. Solo por compartir dichos momentos en una soledad absoluta.




Hay un lugar secreto, una mayada, tras un cañón, difícil de llegar, muy difícil, veinte construcciones, completas de piedra, los techos también. Mucho sacrificio grupal, trabajo en equipo, hace tiempo. Mi tiempo en el lugar es limitado, a diferencia de los que lo trabajaron estoy solo. Me siento en el centro, bajo un tilo, cinco minutos, descanso, contemplo, me emociona, marcho, sigo corriendo...solo quiero volver, me da igual solo que acompañado, eso sí, en silencio.




Escalar, correr, subir, apretar los dientes, morder los labios...esfuerzo...sensaciones únicas.

4 comentarios:

Unai dijo...

keep it real!!

Alberto Boza dijo...

Al menos, se intenta.

Pablo dijo...

Y que lo digas Boza, la mejor sensación: "libertad total"

Alberto Boza dijo...

Es cierto, Pablo, lo de la sensación. El domingo antes de escalar estaba tomando un café en Rioceso, había un campeonato, creo que de Asturias, de bici y correr. Miraba a la gente, entiendo su sacrificio, pero me parece desproporcionado. Suben al cajón tres, el resto...terminan. Correr por el monte, escalar en el monte,...lo que sea, no subes a ningún cajón, te superas, o lo pasas bien. Autoreferencial. Esa es la libertad, hacer lo que te da la gana, cuando te da la gana, no cuando te dicen:preparados, listos, ya.