viernes, abril 15, 2011

Valdehuesa. Sector: Circo.

El pasado fin de semana estuve escalando en Valdehuesa. Escalando y corriendo. El sábado me subí al sector el Circo. Uno de las zonas de mayor calidad de roca que hay en la Cordillera. Realicé siete largos, los pegues para realizar dos vías, y me dejaron las manos sin sensibilidad. El sector cuenta con media docena de itinerarios, cinco equipados por Colín, el sexto un proyecto del mismo finalizado este año, creo que por Jesús.

Chorreras, planos, reglatas...todo muy pinchudo. Grado, entre 7b+ a 8b. Sombra hasta el medio día.
Cuando terminé de correr, me calcé las zapatillas y me subí corriendo por las pistas detrás del pueblo de Valdehuesa. Mientras corro, me sale un "raposu", me acompaña unos 100m, a unos treinta metros de distancia, siempre mirando hacia atrás, cambio de ritmo un par de veces, el juega conmigo y también acelera. Cuando cansa del juego, para, se gira, me mira y marcha monte abajo. Cada uno sigue su camino. Tras una hora, vuelvo a la furgo con las últimas luces del día.

Al día siguiente, subo a escalar al sector de la Collada, mis dedos están muy erosionados para volver a subir al Circo, nueve largos de vías ya conocidas, estrenando unos nuevos pies de gato.
Durante una década aproximadamente escalé con un modelo de La Sportiva que me parecía lo mejor. Kendo. Hace mucho que los dejaron de fabricar, aún conservo un par de pares, hasta uno con primeras suelas. Lo que pasa es que son de un número muy fanático, que antes lo soportaba, pero ahora ya no tanto. Calzo un 44 y metía en Kendo un 39 1/2. Así tengo los dedos del pie, igual que los de las manos. Five-Ten calzo el 42, en Garra 40 1/2. Así que estos nuevos, me dije... como el Kendo 39 1/2. Dios mío. Soy masoca.

Cuando terminé de escalar, nos fuimos a correr al camino de Wamba, hasta la collada de Peña del Viento. En la primera vega nos cruzamos con tres corzos...en la segunda vega, una docena de corzos están bebiendo en el arrollo, el viento está a nuestro favor y no nos ven hasta cuando casi estamos pegados a ellos. Correr a última hora, cuando aún no hay ganado por las vegas por la temporada que es, tampoco gente, es una sensación única. Una sensación de estar presente en un mundo salvaje. Son momentos excepcionales.

Y Frida, que se va haciendo mayor...ya va tranquilizando...como el amo.


4 comentarios:

Diego dijo...

Muy bueno Boza; esa luz de atardecer en esta época y por ahí arriba, el raposín y los corzos, sensaciones difíciles de explicar, conexión total con la naturaleza

Brobaker dijo...

Solo aclarar que la via Naturalia en el sector el circo es de Ignacio Sandoval y Roberto Ludena y que el proyecto que se encontraba al lado izquierdo era (ahora entiendo que ya no es)de Roberto Ludena. Solo era para aclarar la autoria de las aperturas.
Es un placer ver la enorme motivación que sigues manteniendo por la escalada.
Un saludo

Alberto Boza dijo...

Hola Diego. Buena roca, poca gente (los mínimos), buen tiempo y buen paisaje. Lo demás, prácticamente no me importa. Me ha llevado su tiempo llegar a esa conclusión. Un fuerte abrazo y nos vemos.

Alberto Boza dijo...

Hola Brobaker. Gracias por aportarme la información, es importante, porque la labor del equipador es fundamental en nuestro deporte. En relación a la motivación, la escalada a día de hoy me aporta más que me resta, por eso sigo con ilusión. Un saludo.