martes, agosto 18, 2009

Seguimos por la cordillera






Estas dos últimas semanas, con los cambios de curro pues, poco tiempo para escribir, pero no por ello me ha quitado mucho de escalar. Seguimos por Valdehuesa, Pedrosa, Vegacervera, R¡oseco y Cueva Bollu. Destacar las actividades culturales que hubo en Lugeros en la primera semana de agosto, conciertos en la iglesia a partir de las 8 de la tarde. Un día nos fuímos Canto y yo a ver un cuarteto de cuerda y al siguiente día nos acompañó Mr.Keller a escuchar el varítono acompañada por la pianista. Una excelente experiencia.

lunes, agosto 10, 2009

Tiempos nuevos, tiempos salvajes


Con este título de una canción de Ilegales y también el de una vía en Riglos que escalé con Jorge Palacios en el año 91 doy paso a este post. Pero tranquis que del Jorge Ilegal no pienso poner nada en este, mi blog. De lo que voy hablar hoy no tiene nada que ver con la escalada pero sí con mi vida.

Tras diez años de trabajo en Valnalón, he solicitado la excedencia voluntaria. El motivo, me han ofrecido un puesto de trabajo en la Fundación FASAD. Fundación del Gobierno del Principado de Asturias cuyo objetivo es la atención y protección a personas con discapacidades y/o dependencias. Estoy contento en Valnalón. Me marcho de un organismo que es referencia en Europa en su actividad, me marcho de un lugar en donde he trabajado muchísimas horas dando lo mejor de mí, diseñando y desarrollando nuevos proyectos que han dado un alto valor añadido a la organización, además, me siento valorado y querido por mis jefes, Pericles y Marta. Pero creo que es la época de un cambio, como dije en un post anterior, para que no cambie nada. Mañana martes empiezo mi trabajo en FASAD.

Pierdo la media seguridad de un contrato indefinido por un contrato de sustitución y además en época de crisis, la seguridad de un trabajo que más o menos conozco por moverme en un nuevo ambiente laboral, pierdo la calidad de vida de trabajar a 300 metros de mi casa y 2km del tablón a tener que ir todos los días como mínimo a Oviedo y desde allí…, pierdo todos esos puentes, compensatorios y demás que hacían tener de vez en cuando días de más para hacer lo que más me gusta hacer, escalar y viajar. Pierdo currar al lado de Canto, estamos separados cinco metros sin tabiques, por compartir la vida como cualquier otra pareja. Y también me marcho de un lugar de trabajo ubicado a escasos cincuenta metros en donde mi padre tuvo su despacho en Duro Felguera, es decir me despego de muchos lázos afectivos-emotivos.

He decidido el cambio por dos razones fundamentales:
- Estar en un mismo lugar durante un largo periodo de tiempo, teniendo un control más o menos de la situación, hace que pierda el gustillo del “haber que pasa hoy”. La vida es muy breve y como no soy ningún niño de papa o de mama tengo que currar si quiero vivir más o menos bien, y mejor estar ocho horas al día haciendo algo que me aporte nuevas sensaciones que tener una rutina más o menos controlada.
- Al no tener hijos y el arroz se me va pasando, creo que tengo una deuda social que con este nuevo trabajo la doy por saldada. Ojo, no soy ninguna ONG, no trabajo gratis, sobre todo por lo que voy a realizar.

Me marcho a coordinar los programas educativos e innovadores de la fundación, rascar de aquí y allí para que el colectivo mejore en su calidad de vida, conclusión, gestionar y si me dejan aportar mi visión y experiencia vital como hice en mi trabajo anterior pues mejor que mejor.
Paso de vivir del emprendedor/a, de fomentar la cultura emprendedora (menudo término que le han dado) a trabajar para el discapacitado/a. Las excelentes sensaciones que me produjeron al trabajar en Valnalón con este colectivo es la razón principal por lo que no me lo pensé dos veces, en cinco minutos la decisión estaba tomada, creo que es una opción acertada.

Bueno, si me veis con una nueva “furgo”, una nueva casa, un nuevo carro, el material reluciente y los pantalones de escalada superlimpios (esto creo que nunca se logrará porque me gustan los pantalones de escalada con magnesio, sudor y tierra)…no es porque el cambio sea económico , porque además no es así, sino que me ha tocado el gordo de la primitiva…y cuando eso ocurra, “tranquis” que lo primero que haré es dejar mi puesto de trabajo para que así se reduzca en uno o una la lista del paro, que buena falta hace.

Para terminar. Una de las canciones que últimamente más me gusta y más me toca mi fibra sensible. Ciudad de luces cegadora:

Cuanto más ves menos sabes
descubres menos cuando vas
...yo sabía mucho más entonces que ahora.

http://www.youtube.com/watch?v=eoF3qItNkT0


La foto, parte de mis compañeros y compañeras de Valnalón cuando mi jefe recibió el premio de la Voz de Asturias. Un lujo trabajar con estas personas con quienes tanto aprendí, gracias.

martes, agosto 04, 2009

Vértigo de semana











La semana pasada fue una de esas semanas de "pasada". El martes escalar en Poo, el miércoles escalar en Urriellu, el jueves en Valdehuesa, el viernes en Vegacervera, el sábado en Pedrosa y el domingo vuelta a Vegacervera y ayer lunes Xerandi. Otra lectura: el martes por la mañana currar en Valnalón y salir pitando, he cogido tres días de vacaciones en Valna. El miércoles empezar la jornada a las cinco de la mañana porque hay que subir a Urriellu, también es curro, y bajar en el día. El jueves, el jueves por la mañana me voy a un lugar que será mi próximo destino laboral ( ya estoy adelantando algo… la próxima semana ya lo confirmaré) y por la tarde a escalar, coger la furgoneta y para León. El viernes, uff ya era hora, el viernes solo correr, tomar el sol y escalar por la tarde, igual que el sábado y el domingo. Ayer salir de currar a las 3, coger el coche y pitando para Proaza a bajar el Xerandi. Unas fotos de Urriellu, de las nuevas vías y grados del sector Belvedere (sacados del foro Peñas del Prado) y de lo simpática que estaba la nueva amiga de Frida.

Si todas las semanas fuesen así, si llego a los 40, que tampoco me queda tanto, será un éxito.
Lo dicho, vértigo de semana.